¿Qué es mejor para la marca, sorprender o generar sentimiento?

Hace unos días leí un artículo sobre un anuncio realizado en la India de un jabón antibacteriano de manos. El comentario no era muy favorable hacia la trama del comercial, pero ahí estaba, ocupando una página entera de un periódico digital de marqueting. Bajo el lema “Tócalo  y tocas todo lo que él ha tocado” se exponen escenas de la vida diaria (gimnasio, urinarios, en la empresa) dando a entender que si no usas el producto es igual que si tuvieras las manos en las partes del cuerpo con más número de bacterias por centímetro cuadrado (o por lo menos eso ha sido mi lectura). He aquí las fotografías sobre el anuncio.

Campaña Sanitol en la India "Tócalo y tocarás todo lo que él ha tocado"

En un primer momento creía que que era un anuncio de Tv, y fuí a buscarlo a Youtube. No encontré nada. Pero cuál fue mi sorpresa que encontré esta joyita, de la misma marca. Para mi, un anuncio excelente, lleno de ternura. En cierto modo también sorprende, porque no sabes cuál es el objetivo de la mujer hasta casi el final.

Bien es verdad que el público al que va dirigido, así como su uso, es diferente en los dos casos. El primero está enfocado a la vida cotidiana de los jóvenes (o treintañeros) en lugares públicos. El segundo está dirigido al hogar, más hacia el ama de casa.

Es cierto que cuando busco Sanitol en Google hay bastantes entradas que se refieren al primer anuncio, exponiendo las fotos, comentándolo en blog y foros. Ha cumplido su objetivo: ha generado buzz. 

En cambio, cuando fui la primera vez a You Tube, referente al dulce video sólo había una entrada con no más de 80 reproducciones.

Pero, ¿es bueno que haya tanta diferencia de enfoque siendo la misma marca? ¿sería mejor unificar la imagen o recompensa que hablen de tí? Yo la verdad no lo tengo muy claro. Hay que reconocer que actualmente, la sociedad está siendo constantemente bombardeada con estímulos de compra, de marcas, de productos que parecen todos iguales. Llamar la atención es primordial. Pero ¿todo vale?.

¿Y tú, qué opinas? ¿es mejor romper con lo que se espera de la marca, dando un giro, sorprendiendo, crear expectación y recuerdo de marca, auque éste no sea muy positivo? ¿o generar sentimiento, llegar al corazoncito del consumidor, crear una fidelización, pero sin una repercusión tan masiva?